Dávila & Asociados | AUDIENCIA PROVINCIAL DE SEVILLA ESTIMA NUESTRO RECURSO EN CONCURSO DE IDELPA
51428
post-template-default,single,single-post,postid-51428,single-format-standard,edgt-core-1.2,ajax_fade,page_not_loaded,,vigor-ver-1.11, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

AUDIENCIA PROVINCIAL DE SEVILLA ESTIMA NUESTRO RECURSO EN CONCURSO DE IDELPA

LA AUDIENCIA PROVINCIAL DE SEVILLA -SECCION 5ª – ESTIMA NUESTRO RECURSO DE APELACION CONTRA SENTENCIA DEL JUZGADO DE LO MERCANTIL NUMERO DOS DE SEVILLA SOBRE CALIFICACION DEL CONCURSO DE IDELPA, SOCIEDAD MUNICIPAL DEL AYUNTAMIENTO DE LOS PALACIOS.

La Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Sevilla ,en sentencia de 4 de marzo de 2019, estima nuestro Recurso de Apelación contra la sentencia del Juzgado de lo Mercantil núm 2 de Sevilla, que habría condenado a nuestros clientes MRGM y AMA al pago de 80.000 euros , en concepto de daños y perjuicios por haber contratado a personal durante los meses de mayo y junio de 2011 , por entender que habrían prestado servicios realmente al Ayuntamiento de los Palacios.

Dice la Audiencia, a nuestro juicio, con un acertado criterio que “la imputación como gravemente negligente, o más bien culposa y perjudicial del hecho de contratar personal eventual los meses de mayo y junio de 2011 se basaba en la sospecha de que el personal contratado para estos meses no trabajaba para la empresa, sino para el Ayuntamiento, propietario de más del 97 por 100 de la empresa. Si bien ello podría efectivamente considerarse una conducta dolosa en perjuicio de la empresa, lo cierto es que tal circunstancia no se ha probado. La propia Administración Concursal habla de presunción al respecto, no de certeza. La sentencia apelada descarta este hecho como fundamento para calificar el concurso como culpable no ya porque no lo considere probado, sino porque “no es posible considerar acreditados hechos no introducidos oportunamente en el procedimiento.

La sentencia continua afirmando al respecto que, si no existen pruebas de que se contratara personal eventual para trabajar para otra entidad, si el personal eventual contratado durante esos meses de mayo y junio se encuentra dentro de los parámetros de lo que era normal en la empresa, si no se ha acreditado que en esos meses el cese de a la actividad fuera completa o fuera realmente innecesaria la contratación de personal eventual, ni que hubiera un gasto desorbitado en personal en relación con otros periodos temporales, no cabe en modo alguno entender acreditado con la necesaria certeza una conducta dolosa o negligente de la suficiente entidad como para considerar el concurso como culpable. Menos aún cabe afirmar con una mínima certeza que esa contratación o la cesión de dos empleados al Ayuntamiento estuviesen directamente relacionadas con la generación o agravación de la insolvencia de la sociedad.

A continuación , la Audiencia Provincial realmente llega a desautorizar contundentemente la sentencia de instancia al decir que si la prueba de una contratación claramente innecesaria es endeble, las relativas a una responsabilidad por el déficit concursal son inexistentes. La cantidad a que se condena de 80.000 euros carece efectivamente de bases sólidas. Es una mera estimación a tanto alzado que realiza el informe de IBERAUDIT sin aclarar los datos que le permitan llegar a la misma y sin ninguna pretensión de concreción. Por el contrario, de los datos que se suministran en los recursos, no contradichos por el A.C. y el M.F. resulta la ausencia de un perjuicio claro, de déficit y de bases razonables para afirmar que el gasto de personal de esos meses supuso la cifra que se indica.

Finalmente, la sentencia de la Audiencia destaca que no debe olvidarse, como señala la sentencia 597/2018, de 31 de Octubre, de la Sala 1ª del Tribunal Supremo, que la condena a cubrir el déficit no resulta automáticamente del hecho de que el concurso se declare culpable, ni de que se haya estimado concretamente una relación de causalidad entre una conducta negligente y la generación o agravación de la insolvencia, lo que en este caso es cuando menos dudoso, sino que requiere una justificación añadida. Dice concretamente la S.T.S. que es necesario a fin de fundamentar el reproche necesario, acreditar los distintos elementos subjetivos y objetivos del comportamiento de cada uno de los administradores en relación con la actuación que, imputada al órgano social con el que se identifican o del que forman parte, había determinado la calificación del concurso como culpable”. La fundamentación que contiene la sentencia en el fundamento octavo no cumple esos requisitos por cuanto que se limita a reiterar lo que ya argumentó para calificar el concurso como culpable, sin concretar los actos específicos y concretos imputables a cada administrador condenado en relación con el hecho que fundamenta la calificación cuya particular gravedad determine el añadido de la condena a cubrir el eventual déficit.

Termina la sentencia diciendo claramente que se aplica en esta condena un “automatismo” rechazado por la jurisprudencia a que se ha hecho referencia.

En definitiva, la sentencia estima íntegramente el recurso que este Despacho interpuso contra la sentencia dictada por el Juzgado de lo Mercantil 2 de Sevilla y absuelve a nuestros clientes del pago de cualquier cantidad.