Dávila & Asociados | LA SOCIEDAD ESTATAL DE ESTIBA Y DESESTIBA DE LA BAHIA DE CADIZ CONDENADA A PAGAR 141.000 EUROS A LOS FAMILIARES DE UN ESTIBADOR PORTUARIO
51504
post-template-default,single,single-post,postid-51504,single-format-standard,edgt-core-1.2,ajax_fade,page_not_loaded,,vigor-ver-1.11, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

LA SOCIEDAD ESTATAL DE ESTIBA Y DESESTIBA DE LA BAHIA DE CADIZ CONDENADA A PAGAR 141.000 EUROS A LOS FAMILIARES DE UN ESTIBADOR PORTUARIO

El Juzgado de lo Social número 1 de Cádiz ha dictado el 3/12/2019 sentencia en la que se reconoce indemnización por importe de 144.000 euros en favor de la viuda e hijos de un estibador portuario que falleció en el año 2016 como consecuencia de padecer mesotelioma derivado de su contacto con el amianto.

Se trata de la segunda condena a la Sociedad Estatal de Estiba y Desestiba, como sucesora de la antigua organización de Trabajos Portuarios, por fallecimiento de estibadores portuarios, fundamentando la sentencia la condena en que el mesotelioma padecido por el trabajador fue contraído por los servicios profesionales desarrollados como estibador portuario, no constando acreditado que por la demandada y por quién lo antecedió se adoptase medida de seguridad o protección alguna, no constando ni siquiera que se le realizasen controles médicos periódicos o se le facilitasen guantes o mascarillas.

Hace referencia a la sentencia del Tribunal Supremo de 1/2/2012 en la que se dice que “no es posible negar la relación de causalidad física o material entre el trabajo del actor relacionado con el amianto y la enfermedad  profesional que le aqueja”,  destacando que mientras el trabajador prestó servicios como estibador portuario existía ya una normativa que contemplaba la adopción de medidas de seguridad y protección para los trabajadores de sectores en los que se trabajaba con amianto, tales como la utilización de equipos de protección, máscaras, etc que no constan que fuesen facilitadas al trabajador, ni que se le hicieran reconocimientos médicos, concluyendo que la enfermedad que causó la muerte del trabajador deriva de ese incumplimiento empresarial.

Se ha demostrado  médicamente que el mesotelioma es un cáncer de la pleura del pulmón  que guarda una directa relación con el contacto con el amianto, hasta el punto de que en algunos textos médicos se señala que en más del 90 por ciento está relacionado directa con el contacto con el amianto.

Se da la circunstancia de que a través del Puerto de Cádiz entraron en los años 60 y 70 una gran cantidad de amianto, habiéndose registrado en las memorias de dicho Puerto que la cantidad de amianto descargada en un año superaba las 30.000 toneladas.

El caso ha sido asesorado por el letrado RAMON DAVILA GUERRERO, socio director del despacho DAVILA Y ASOCIADOS, que acumula una gran experiencia en este tipo de reclamaciones después de que ya en el año 1.982 obtuviera una de las primeras sentencias laborales condenando a una empresa a indemnizar a un trabajador por haber contraído cáncer de pulmón por manipular amianto sin la debida protección y precisando la estrecha relación entre el cáncer de pulmón y el contacto laboral con el amianto.