Dávila & Asociados | PRESTACION EXTRAORDINARIA PARA AUTONOMOS COMO CONSECUENCIA DE LA CRISIS SANITARIA
51518
post-template-default,single,single-post,postid-51518,single-format-standard,edgt-core-1.2,ajax_fade,page_not_loaded,,vigor-ver-1.11, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

PRESTACION EXTRAORDINARIA PARA AUTONOMOS COMO CONSECUENCIA DE LA CRISIS SANITARIA

Prestación Extraordinaria a trabajadores AUTÓNOMOS como consecuencia del Estado de Alarma (CODIV-19)

 

 

Publicación en el BOE con fecha 18-03-2020, del Real Decreto-Ley 8/2020, de 17 de marzo.   https://www.boe.es/boe/dias/2020/03/18/pdfs/BOE-A-2020-3824.pdf

 

 

Una de las medidas de mayor interés para los autónomos, que recoge la norma anterior, es la establecida en el artículo 17 de tal RD-L, que consiste una prestación extraordinaria  por cese de actividad para los autónomos  por declaración del estado de alarma , que se hayan visto afectados por la situación derivada de los efectos del COVID-19.

 

En el presente documento, vamos a detallar distintas cuestiones sobre tal prestación extraordinaria:

 

¿Qué duración tiene esta medida? 

 

La duración prevista es de un mes prorrogable, hasta el fin del Estado de Alarma.

El RDL indica que dicha vigencia lo será a partir de la entrada en vigor del RD 453/2020, de 14 de marzo, es decir desde la entrada en vigor del propio estado de alarma (BOE 14-3-2020).

 

¿Quién puede acogerse? 

 

1.- Los trabajadores autónomos cuyas actividades queden suspendidas en virtud del RD 8/2020 de 17 de abril.

 

2.- Los trabajadores autónomos que vean reducida la facturación del mes anterior a la presentación, al menos en un 75 % del promedio de facturación del semestre anterior.

 

 

Entendemos, que para aquellos casos que no estén en las denominadas “Actividades Suspendidas”, una fecha lógica de presentación sería el día 1 de abril, ya que lo normal es ver reducida la facturación en tal % en el mes de marzo.

 

Tendríamos que tener en cuenta la facturación media de los meses Septiembre’ 19  a Febrero’ 20, y comprobar que la facturación de Marzo’ 20 es menor, en un 75% a la media de tales meses.

 

(No sería necesario darse de baja en el RETA ni en Hacienda, para ninguno de los supuestos ya que aunque se habla en la norma de “cese de actividad” en ningún momento se condiciona la prestación a la efectividad de la baja, si bien se mantienen ciertas dudas a respecto y sería de desear que el Gobierno lo aclarara en aras de la seguridad jurídica y la tranquilidad de los cientos de miles autónomos afectados).

 

¿Qué requisitos hay que cumplir? 

 

1.- Constar como afiliados y en situación de alta, en la fecha de declaración del estado de alarma, en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores Autónomos.

 

2.- Cuando la actividad no se haya suspendido por la aplicación de lo dispuesto en el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, habrá que acreditar la reducción de su facturación en, al menos, un 75 por ciento, en relación con la efectuada en el semestre anterior.

 

3.- Estar al corriente en el pago de las cuotas a la Seguridad Social.

 

En el caso de no cumplir este requisito a la fecha de la suspensión, se ha habilitado un mecanismo para que el trabajador autónomo pueda ponerse al corriente ingresando las cuotas pendientes, en el plazo de 30 días, una vez cubierta la deuda tendrá pleno derecho a solicitar esta protección.

 

4.- No se exige un período mínimo de cotización para tener derecho a la prestación.

 

5.- No se exige tener la cobertura por cese de actividad de trabajador autónomo.

 

 

¿Qué cuantía tiene la prestación? 

 

La cuantía de la prestación regulada en este artículo se determinará aplicando el 70 por ciento a la base reguladora, calculada de conformidad con lo previsto en el artículo 339 de la Ley General de la Seguridad Social, aprobada mediante Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre. Cuando no se acredite el período mínimo de cotización para tener derecho a la prestación, la cuantía de la prestación será equivalente al 70 por ciento de la base mínima de cotización en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos.

 

La cuantía máxima de la prestación por cese de actividad será del 175 por ciento del indicador público de rentas de efectos múltiples, salvo cuando el trabajador autónomo tenga uno o más hijos a su cargo, en cuyo caso la cuantía será, respectivamente, del 200 por ciento o del 225 por ciento de dicho indicador.

 

La cuantía mínima de la prestación por cese de actividad será del 107 por ciento o del 80 por ciento del indicador público de rentas de efectos múltiples, según el trabajador autónomo tenga hijos a su cargo, o no.

 

 

Artículo 339.- Cuantía de la prestación económica por cese de la actividad.

  1. La base reguladora de la prestación económica por cese de actividad será el promedio de las bases por las que se hubiere cotizado durante los doce meses continuados e inmediatamente anteriores a la situación legal de cese.

En el Régimen Especial de los Trabajadores del Mar la base reguladora se calculará sobre la totalidad de la base de cotización por esta contingencia, sin aplicación de los coeficientes correctores de cotización, y además, los períodos de veda obligatoria aprobados por la autoridad competente no se tendrán en cuenta para el computo del período de 12 meses continuados e inmediatamente anteriores a la situación legal de cese de actividad, siempre y cuando en esos períodos de veda no se hubiera percibido la prestación por

cese de actividad.

  1. La cuantía de la prestación, durante todo su período de disfrute, se determinará aplicando a la base reguladora el 70 por ciento.

La cuantía máxima de la prestación por cese de actividad será del 175 por ciento del indicador público de rentas de efectos múltiples, salvo cuando el trabajador autónomo tenga uno o más hijos a su cargo, en cuyo caso la cuantía será, respectivamente, del 200 por ciento o del 225 por ciento de dicho indicador.

La cuantía mínima de la prestación por cese de actividad será del 107 por ciento o del 80 por ciento del indicador público de rentas de efectos múltiples, según el trabajador autónomo tenga hijos a su cargo, o no.

  1. A efectos de calcular las cuantías máxima y mínima de la prestación por cese de actividad, se entenderá que se tienen hijos a cargo, cuando estos sean menores de veintiséis años, o mayores con una discapacidad en grado igual o superior al 33 por ciento, carezcan de rentas de cualquier naturaleza iguales o superiores al salario mínimo interprofesional excluida la parte proporcional de las pagas extraordinarias, y convivan con el beneficiario.

A los efectos de la cuantía máxima y mínima de la prestación por cese de actividad, se tendrá en cuenta el indicador público de rentas de efectos múltiples mensual, incrementado en una sexta parte, vigente en el momento del nacimiento del derecho.

 

A tener en cuenta: 

 

1.- El tiempo de su percepción se entenderá como cotizado y no reducirá los períodos de prestación por cese de actividad a los que el beneficiario pueda tener derecho en el futuro.

2.- La percepción será incompatible con cualquier otra prestación del sistema de Seguridad Social.

3.- Los socios trabajadores de las cooperativas de trabajo asociado que hayan optado por su encuadramiento como trabajadores por cuenta propia en el régimen especial que corresponda tendrán derecho igualmente a esta prestación extraordinaria, siempre que reúnan los requisitos establecidos en este artículo.

4.- El Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) es un índice empleado en España como referencia para la concesión de ayudas, subvenciones o el subsidio de desempleo. Nació en 2004 para sustituir al Salario Mínimo Interprofesional como referencia para estas ayudas.

5.- El IPREM anual  en el año 2020 en 12 pagas  es de 6.454, 03 euros y en 14 pagas 7.519,59 euros, mientras que el mensual es de 537,84 euros.

 

Documentación a presentar:

 

1.- Solicitud de cese de actividad, indicando por “fuerza mayor” COVIP-19, o reducción 75 % COVIP -19.

2.- DNI.

3.- Modelo 145 (IPREM). Libro de Familia, en el caso de tener hijos.

4.- Justificante cotizaciones 2 últimos meses.

5.- Certificado bancario de titularidad de cuenta donde solicite el ingreso de la prestación, salvo que la solicitud esté firmada digitalmente.

6.- Declaración jurada en la disminución del 75% de los ingresos, en su caso.

 

 

Marbella, 21 de marzo de 2.020.